Menú de las páginas de navegación

Menú de navegación de categorias

Diálogo sobre el resultado de estas elecciones «anómalas» e «históricas»

 

* En las elecciones generales, se ha producido una enorme polarización entre dos grandes bloques y el bipartidismo no ha logrado superar el 50% de los votos.

* Rosa Díez: “La ley electoral no sólo penaliza a los partidos pequeños, penaliza al ciudadano, porque penaliza al pluralismo político”.

* Fernando Vallespín: “La clave de lo que se planteó no fue un plebiscito entre derechas o izquierdas, sino un ´Sánchez sí´ o ´Sánchez no”.

* José Pablo Ferrándiz: “El mensaje de VOX es bastante transversal y permite una captación de votos muy importante”.

* José Miguel de Elías: “Los sondeos rara vez se equivocan porque no están diseñados para anticipar los resultados”.

* Lorenzo Navarrete: “Los tiempos cambian y tenemos que vivir con la ilusión de ser protagonistas con los cambios”.

 

Madrid, 29 de abril de 2019 – El Colegio Profesional de Politólogos y Sociólogos de la Comunidad de Madrid celebró la mesa de diálogo político y politológico ´Del 28-A al 26-M. Repercusiones´, moderada por los decanos Lorenzo Navarrete y Miguel Ángel Ruiz de Azúa y por Manuel Mostaza, director de Asuntos Públicos de Atrevia.

Un día después de las elecciones generales, fueron protagonistas del debate Rosa Díez, exparlamentaria, cofundadora de UPyD y cofundadora de Basta ya; Fernando Vallespín, catedrático de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid y expresidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS); José Pablo Ferrándiz, doctor en Sociología e investigador principal en Metroscopia, y José Miguel de Elías, director de investigación y análisis de Sigma Dos.

Díez ofreció su análisis político. “Hemos vivido un proceso electoral atípico. Casi diría que pre-político. Nos hemos planteado las elecciones como si fueran un plebiscito, entre las derechas y las izquierdas. En las elecciones normalmente se eligen partidos. En éstas, el debate y la forma de elegir eran por bloques”, comenzó. Señaló que las izquierdas tienen el mérito de haberlas convertido en plebiscitarias. De la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg), dijo que es “una ley electoral para el bipartidismo, que penaliza el pluralismo”. Para ella, es una “anomalía” en términos democráticos: “No sólo penaliza a los partidos pequeños, penaliza al ciudadano, porque penaliza al pluralismo político”. Es decir, a su entender, el voto de los ciudadanos no vale lo mismo a la hora de convertirlo en escaños. Remarcó que se ha dado “un panorama preocupante en términos de distorsión de votos”. ¿Qué ha pasado en estas elecciones? Respondió que “la mayoría social no ve en peligro o en riesgo la España constitucional”.

Por su parte, Vallespín explicó que éstas han sido unas elecciones anómalas porque la campaña comenzó con la moción de censura presentada por Pedro Sánchez y que lo convirtió en presidente del Gobierno. Esto marco la antesala de la campaña electoral. “La clave de lo que se planteó no fue un plebiscito entre derechas o izquierdas, sino un ´Sánchez sí´ o ´Sánchez no´. Y sobre el negociar con los partidos que ponían en cuestión la legitimidad constitucional”, aclaró. El PSOE quiso salirse de ese enmarque y apuntó a destacar que el suyo era un Gobierno de izquierdas, social, feminista y progresista que se enfrentaba a “una derecha novedosa que no había tenido pudor de fotografiarse con la extrema derecha y que tuvo el apoyo de VOX en Andalucía”.

Vallespín afirmó que se produjo una enorme polarización entre dos grandes bloques. También que Podemos se ha presentado como una “garantía” para que el PSOE siga siendo un partido de izquierdas, evitando que pacte con Ciudadanos. “La polarización de la derecha acabó provocando esta división que ha tenido un reparto de escaños suicida”, reflexionó. Al expresidente del CIS no le pareció mal que los sistemas electorales favorezcan la gobernabilidad sobre la proporcionalidad. Determinó que lo hecho por la derecha tuvo la consecuencia contraria a lo que pretendió en sus inicios: “Lejos de debilitar al nacionalismo, lo fortaleció. Lejos de debilitar a la izquierda, la fortaleció. La derecha en España tenía que haber tomado conciencia de sus posibilidades de Gobierno, una derecha, no tres, y una derecha en el centro”. Su conclusión es que estas elecciones han sido una especie de “primarias de la nueva derecha, donde ha salido vencedor Albert Rivera”.

De Elías analizó que el eje nacionalismo-españolismo cogió fuerza y que, en diciembre del año pasado, en las elecciones andaluces, surgió el fenómeno de VOX, a la derecha del PP. Aseguró que todos los nuevos fenómenos tienen cosas parecidas. El eje transversal de VOX es la cuestión nacionalista. “Es un problema para la gran parte de votantes del PP, de Ciudadanos, del PSOE e incluso de Podemos. El mensaje de VOX es bastante transversal y permite una captación de votos muy importante”. Justo antes de las elecciones, se hablaba del voto oculto y de que este partido iba a tener 60-70 diputados. Así, “la sensación de que fuera a entrar VOX con fuerza fue encajando en la sociedad y ha activado mucho el voto al PSOE y a los nacionalistas”. Todo eso derivó en un crecimiento del PSOE, de cierto crecimiento de Ciudadanos, del surgimiento controlado de VOX y de la caída del PP; “unido a que Ciudadanos, a mitad de campaña, decide cortarse su ala izquierda y se presenta como una alternativa de derechas porque no va a apoyar al PSOE”.

Por último, Ferrándiz defendió que “los sondeos rara vez se equivocan porque no están diseñados para anticipar los resultados”. Probablemente, éstas hayan sido las elecciones en las que más herramientas demoscópicas se han utilizado. Ha sido una campaña  electoral atípica con una Semana Santa de por medio. “Los partidos políticos han invertido más dinero para ver qué estaba pasando, porque la sociedad estaba en movimiento”, opinó. De acuerdo con sus palabras, “la volatilidad de nuevo ha sido protagonista en estas elecciones”. Se calcula que nueve millones de personas han cambiado el voto, que había un 40% de indecisos y que en torno a dos millones de personas han decidido su voto el mismo domingo electoral.

Otro factor que se dio fue el de la competencia electoral. “Por ver quién sería el primero y quién quedaba el segundo. Se veía vencedor anticipado al PSOE. La movilización, motivada sobre todo por los tres partidos de la derecha, ha sacado a la gente a la calle. El electorado de centro derecha se ha sentido liberado para no hacer voto útil, sino para votar a la opción más cercana. Eso es algo que ha castigado al PP”, observó. Calificó las elecciones de “históricas”. Lo justificó en que “tenemos cinco partidos por encima del 10% en los votos sin que ninguno supere el 30%”, por lo que hay mucha mayor competitividad, y en que “el bipartidismo no ha logrado superar el 50% de los votos, se ha quedado en torno al 45%”. Además, “el PP ha obtenido su peor resultado histórico desde Alianza Popular” y está “el acceso de la extrema derecha” al Parlamento. Si la formación de Gobierno fuese de coalición sería la primera vez que sucediera. Advirtió de que en las elecciones de mayo podría darse el sorpaso  de Ciudadanos al PP. Tradicionalmente, las elecciones generales se han dado después de las autonómicas y locales y en esta ocasión, como excepción, ha sucedido al revés. Primero, han tenido lugar las generales y se espera que influyan en las locales y autonómicas de mayo.

Para despedir el acto, Navarrete alabó de Díez que siempre  le ha movido la voluntad de producir mejoras y cambios en la política española. “Los tiempos cambian y tenemos que vivir con la ilusión de ser protagonistas con los cambios”, transmitió el decano a los presentes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies